Curiosidades del gato persa

Sabemos que existen múltiples razas de perros como de gatos. El gato persa es uno de los más extravagantes y elegantes que se conocen. El más conocido, se caracteriza por tener el pelo bastante largo y una nariz chata en conjunto a una carita pequeña.  Podemos encontrarlos en muchos colores, hay de un solo color, de dos colores, en tonalidades de grises y dorados.

Existe una variedad denominada exótico, con la variedad de colores del persa y además con tonos atigrados. Este gatito físicamente es similar al turco, pero con algunas particularidades como que posee una cola y un pelaje cortos, con una capa interna densa y suave de pelo.

Si te preguntabas más acerca de sus originales cualidades físicas, las más interesantes son: su carita es corta y despejada lo que hace que sus ojos grandes y brillantes sean sumamente llamativos ya que en mayoría el iris es de color amarillo.

En el caso del persa, tienen el pelo extremadamente largo y brilloso lo que hace que algunos de ellos sean modelos de competición. En ambos casos, sus orejas son pequeñas y bien separadas en comparación al resto de la contextura física.

Se conoce poco sobre su procedencia. Sus primeros orígenes provienen de Turquía e Irán, pero en ese momento solo existían con el pelaje gris y blanco. La cara y el cuerpo eran más largos, mientras que las orejas también eran más grandes. Con el paso de los años, su reproducción selectiva transformó ciertas características físicas, dando como resultado esa simpática cara chata que conocemos hoy.

A diferencia del resto de los felinos domésticos, este peludo tiene una personalidad tranquila y cariñosa y, por ese motivo, le gusta más el contacto con los humanos. Hay que tener en cuenta que no es un gato muy activo, suelen estar frecuentemente en los mismos lugares de la casa, como puede ser al lado de una ventana donde encuentra el calor del sol.

Si estás pensando en adoptar un gatito persa es importante tener en cuenta que, al poseer un pelo extremadamente largo, es imprescindible tener cuidados diarios y mantenerlo desenredado ya que en caso de generarse nudos es probable que necesite un corte de todo su pelaje.

Así mismo, es importante observarle los ojos y la zona de la cola. Al tener el pelo tupido en todo su cuerpo, se vuelve indispensable mantener higienizada estas zonas de forma diaria para evitar problemas de salud indeseados.

El curiosamente denominado “tigre del sofá” pasa la mayor parte de su día durmiendo, es mimoso, tranquilo y dócil. Si estás pensando en adoptar a uno de estos gatitos no te pierdas los productos y juguetes que tenemos para él.