Los perros y la post cuarentena

Si hay algo que, sin dudas, debemos valorar en esta cuarentena es la compañía de nuestras mascotas. Los ratos de juego, el cariño y los mimos con tu mejor amigo pueden ser todo lo que necesitás para pasar la situación actual de la mejor manera posible.

Los gatos tal vez no estén tan felices, ya que les alteramos su rutina, momentos de descanso, los acariciamos mucho y hacemos jugar cuando, tal vez, no tengan tantas ganas de hacerlo. Al haber personas en casa durante todo el día, ofreciéndole cariño constante, nuestro amigo felino puede tener la sensación de invasión de su territorio.

Los perros en este sentido son totalmente distintos, ellos sí están realmente felices con nuestra compañía. Dormimos juntos, jugamos más, en algunos casos paseamos más y miramos tele juntos. Ahora bien, ¿Qué va a pasar cuando volvamos a la normalidad y tengamos menos tiempo para compartir con ellos?

La situación actual nos lleva a desarrollar una hiperconvivencia con nuestras mascotas, lo cual lleva al hiperapego. Esto puede llevar a que nuestros amigos peludos padezcan crisis de ansiedad cuando se dé la ausencia del dueño.

¿Cuáles son las posibles consecuencias provocadas por la ansiedad?

Al igual que en las personas, es un estado mental caracterizado por una gran inquietud, nerviosismo e inseguridad. Si sufre este problema, tratará de librarse de ese malestar desarrollando alteraciones en su comportamiento.

Las alteraciones más comunes en el comportamiento:

  • La destrucción: llegamos a casa y cuando entramos encontramos un caos, almohadones rotos, papel higiénico regado por la casa, juguetes tirados por todos lados, etc.
  • Eliminación inadecuada: caca y pis por todos lados.
  • Vocalización excesiva: ladra y/o llora sin parar desde que el dueño se va hasta que regresa.

Todas estas alteraciones tienen tratamientos, pero como siempre decimos desde el equipo de Catycan, mejor es prevenir.

¿Cómo prevenir alteraciones de comportamiento?

Comprender a fondo el mal comportamiento en un perro no es sencillo, pero es el primer paso para resolverlo. Al tratar de corregir una mala conducta, solemos darnos por vencidos después del primer intento fallido. Es muy importante ser constantes y tener paciencia. Te traemos algunos consejos:

El desapego

  • Es importante alejar su sitio de descanso y no dejarlo dormir con nosotros. Por más que sea muy placentero, es recomendable que nuestro mejor amigo duerma en una camita o colchoneta y en otra habitación.
  • Retirar los objetos transicionales de su alcance, por ejemplo, nuestra ropa.
  • No reforzar las demandas de atención: Por más difícil que sea, es recomendable que no demos atención cuando él la pida, sino cuando nosotros consideremos.
  • Aumentar las distancias entre la mascota y el propietario. Por ejemplo, hacer teletrabajo con la puerta cerrada.
  • Fomentar la independencia: premiarlo o acariciarlo cuando juega solo o descanse en otro espacio diferente al del propietario.
  • Estimular el apego con otros miembros de la familia.

Los simulacros

Es recomendable vestirse como para salir, tomar las llaves, salir un ratito de nuestro hogar, dejarlo sólo y de a poco ir espaciando los tiempos de salida sin tu compañero peludo.

Eliminar los rituales

Por más difícil que sea, en ocasiones es recomendable evitar e ignorar a tu amigo de cuatro patas cuando nos salta o hace fiesta al llegar o salir de casa. Por lo contrario, debemos saludarlo cuando se calme.

Estos son sólo algunos de los consejos que debés tener en cuenta si querés lograr un buen comportamiento en tu perro, sobre todo en la época de post cuarentena. Con constancia y paciencia todo es posible.