Consejos y tips: gatos recién nacidos

¿Qué comen los gatos recién nacidos?

Que comen los gatos recien nacidos

Los gatos recién nacidos, como cualquier criatura que recién llega a este mundo, son absolutamente dependientes de su madre. Los gatitos nacen sordos y ciegos. No abren sus ojos hasta, aproximadamente, la segunda semana de vida y para alimentarse persiguen el calor de la madre. Hasta alrededor del mes y medio deben alimentarse de la leche materna y, pasado este tiempo, se le debe ir introduciendo otro alimento más sólido.

Lo que se debe hacer es comprar el alimento comercial que viene en forma de granos y humedecerlos con agua hasta formar una papilla. A medida que vayan creciendo y sus dientes se vayan formando, se les irá humedeciendo cada vez menos los granos para que se vayan acostumbrando a la consistencia. Una vez que su dentadura esté completa, ya podrán comer los granos secos de la manera habitual. Alrededor de los dos meses los bebés ya deberían estar adaptados a esta forma de alimentación, pero hay que recordar que su alimento debe ser para cachorros hasta cumplir el año. También a esta altura deberían tomar agua sin problema, pero también es bueno tener presente que los gatos no toman tanta agua como los perros.

En caso de tener gatitos que no cuenten con su madre, debemos conseguir alguna fórmula de leche maternizada para alimentarlos. Podemos obtenerla en una veterinaria o, tal vez, en una tienda de mascotas. Aparte de la versión clásica que es líquida, también viene en formato de polvo, la cual se prepara agregándole agua templada y luego está lista para darse al bebé, ya sea con una jeringa o una mamadera pequeño.

Especialmente durante los primeros cinco días de vida de los gatitos tendremos que trabajar duro para velar por el bienestar y el desarrollo de aquellos bebés. Quien se encomiende en esta tarea de cuidado se observará rápidamente transformado en una especie de madre nodriza, debiendo alimentarlos cada 3 horas durante las 24 horas del día, es decir, también durante la noche. Sin descanso.

Alimento para gatos recien nacidos

Algo muy importante a tener en cuenta es no darle leche de vaca sola (es decir, sin mezclar en la fórmula para maternizar) a un gato que no supere el mes de vida. Esta leche no es buena para los gatitos aún lactantes, ya que no la digieren bien y es probable que les ocasione diarrea. Si ésta se extiende por varios días, los bebés pueden llegar a deshidratarse y morir.

Otro detalle importante a la hora de alimentar a los pequeños felinos es que, normalmente, pondrás los platitos y los gatos comerán y, luego de algunos minutos, se irán a descansar. Si este ritual no sucede y descubrimos que tenemos un gato glotón que sigue comiendo y comiendo, pasados los 10 minutos debemos retirar el comedero para que no se empache.

Otro dato curioso respecto a la vida de los gatitos y digno de saber es que, la mayoría de ellos, tienen poca grasa subcutánea. Debido a esto, no pueden retener mucho el calor corporal y hay que tener sumo cuidado al respecto ya que el enfriamiento es uno de los mayores peligros en un gato recién nacido. Lo que tenemos que saber, entonces, es que un gatito que no come tendrá muy frecuentemente una baja temperatura. La explicación de esto es que la energía para el metabolismo es dada principalmente por medio de la alimentación. Un recién nacido tiene poco margen para reserva, por lo tanto, un nivel bajo de azúcar debe nivelarse con alimento frecuente. En resumen, si no come seguido, su temperatura corporal desciende fácilmente.