¿Qué son los reptiles?

¿Que son los reptiles? Características generales

Los reptiles son animales que se caracterizan por su piel, recubiertas con escamas o por un caparazón protector como es el caso de las tortugas, y además por su forma de desplazarse muy particular: arrastrando el vientre por la superficie. A pesar de estas características y de que muchas especies viven largo tiempo dentro del agua, tienen respiración pulmonar.

Los reptiles son generalmente carnívoros pero los hay también herbívoros y omnívoros. Todos son ovíparos, nacen de un huevo. La única especie que no tiene cuatro patas es la de las serpientes. La mayoría son cazadores y algunos venenosos o constrictores, por lo que son animales exóticos y no son mascotas domésticas.

El origen de los reptiles

Básicamente, la evolución de estos seres vivos a través de la historia del planeta es realmente maravillosa y un ejemplo de transformación y de capacidad de adaptarse a los diferentes medios.

Los primeros que colonizaron la tierra firme fueron los anfibios hace millones de años. Sin embargo, no les fue fácil adaptarse a la vida terrestre y por un tiempo fueron semiacuáticos. Finalmente, lograron evolucionar para obtener tres características esenciales: transformar las larvas acuáticas en huevos de cáscara dura; la mutación de la piel en escamas y piel dura y una nueva forma de respirar. La última gran adaptación fue el sistema circulatorio que cambió de uno sencillo a uno más complejo para sobrevivir en la tierra.

Clasificación de los reptiles

La clasificación por tipos u órdenes de reptiles se divide en cuatro grandes grupos:

  • Escamosos: lagartos y serpientes con más de tres mil especies.
  • Tortugas, más de trescientas especies
  • Tuátaras, dos únicas especies
  • Cocodrilos, más de veinte especies.

Reproducción

El proceso de la cópula y los huevos es similar en todos los reptiles, sin embargo existen algunas diferentes debido a la gran cantidad de especies de reptiles que hoy viven en todo el mundo. Una de las grandes diferencias que se dan en algunas serpientes y especies de lagartos es que pueden retener los huevos dentro de sus cuerpos, por lo que dejan el cascarón dentro y finalmente salen a la luz ya como crías más desarrolladas. Por otro lado, el cuidado parental casi no existe entre los reptiles.

Alimentación de los reptiles

La mayoría de los reptiles tienen una alimentación combinada, pero también hay un grupo que es estrictamente cazador y carnívoro como las serpientes y cocodrilos. Se cree que la elección de la presa se relaciona con el olor y el tamaño, especialmente las serpientes que no mastican sus presas. Otros reptiles también son carnívoros como las tortugas pero no de forma exclusiva ya que también algunas especies comen plantas.

Por otro lado, hay muchas especies de reptiles que se alimentan de insectos. En general, los reptiles insectívoros tienen lenguas largas y con gran movimiento para atrapar sus presas, como lo hacen los camaleones. Asimismo, muchas especies de lagartijas se alimentan de moscas, pequeñas arañas y hormigas. Los reptiles herbívoros sólo comen plantas o cualquier otro producto vegetal. Aunque son los menos numerosos, hay muchos de ellos alrededor del mundo.

A pesar de haber clasificado a los reptiles según el tipo de alimentación que ingieren, también es importante aclarar nuevamente que hay una gran cantidad de especies que se alimentan de forma combinada, como por ejemplo insectos y plantas. Asimismo, se adaptan a diferentes tipos de dietas según las situaciones y el hábitat en que se encuentren.

Control térmico

Sabemos que los reptiles presentan varias características comunes y una de ellas es el control térmico. Esto significa que pueden controlar la temperatura de su cuerpo y adaptarla según el lugar en donde se encuentren. Para lograr este control utilizan diferentes conductas, por eso, en muchas oportunidades se pueden observar sobre una piedra bajo el sol; o por el contrario, escondidos en un lugar con techo resguardándose en la sombra.

Sin dudas, los reptiles son animales fascinantes en todas sus especies y esto se debe no solo a su aspecto, sino también a todo lo que compone los diferentes hábitats naturales en donde viven y el poder de adaptación que demostraron a través de los tiempos.

Todo lo que necesita tu reptil está acá.